La muerte visita Catalunya, y Catalunya responde con dignidad

4

La muerte ha tenido una fuerte presencia en Catalunya. Nombres inolvidables. Accidente de autocar en Freginals. Josep M. Ballarín. Carles Flavià. Atentado de Bruselas. Johan Cruyff. Catalunya responde con dignidad en una Semana Santa en que parece que se ha producido un eclipse de Dios.

1. El showman Flavià redacta su propia esquela: «Capri, c’est fini. A mis 70 años no tengo que preocuparme por el futuro. Ni residencias, ni silla de ruedas empujada por peruano. Mi futuro inmediato es Sancho de Ávila. La ceremonia tendrá lugar hoy, día 21 de marzo de 2016, a las 11:30 horas. Tanatorio Sancho de Ávila». Cada uno vive, muere y es enterrado como quiere o como puede. Cuesta mucho imaginar, sin embargo, que las chicas fallecidas en el accidente de Freginals o las personas asesinadas en Bruselas quisieran un texto similar. Ahora bien, el Pare Manel, amigo de Flavià, firmaba otra esquela complementaria con la anterior. El texto es el siguiente: «Carles Flavià Pons. Gran amigo y formidable Patrono de la Fundació Pare Manel. Un hombre que ya hacía mucho tiempo que se había ganado el cielo. El cielo de las calles, de los amigos y de las historias de barrio. Flavià, te ganaste el Verdum y toda la gente de la Fundació Pare Manel. No te buscaremos allá arriba porque siempre estarás aquí abajo, con nosotros. Fundació Pare Manel «.

2. Otro episodio es el de la muerte y entierro de Josep M. Ballarín. El presidente Carles Puigdemont lo comenta: «Mossèn Ballarín es un hombre de una espiritualidad contagiosa y de una profunda estima a Catalunya. Te echaremos de menos». La ceremonia fue presidida por el obispo de Solsona, Xavier Novell, que se refirió a las bienaventuranzas como programa de vida para los cristianos y los no creyentes. Ramon Barniol es uno de los sacerdotes que también intervino. «Ballarin -dijo- era feliz con pocas cosas: Dios, la familia, los amigos, los libros, Catalunya y el Barça».

3. El Barça, el fútbol catalán y mundial lloran el fallecimiento de Johan Cruyff. Esta muere provoca el milagro de que las ocho personas vivas que han ocupado la presidencia del club firmaran un comunicado, a pesar de las divergencias desagradables entre algunos de ellos. El comunicado agradece la aportación futbolística de Cruyff, sobre todo la aportación de intangibles como la genialidad, la creatividad, el estilo innovador, la rebeldía, la autoestima, la liberación de complejos y de miedos, el fortalecimiento del Barça como más que un club y en condiciones de mantenerse como el club más grande del mundo. Y de su amigo Joan Laporta son estas palabras: «Gracias, Johan. Decías que creías en el más allá. ‘Hay algo, lo sé’, nos decías. Ahora debes de estar allí donde ya sabes, con tu padre, tu suegro, Armand Caraben. Johan, te quiero siempre y lo haremos de la mejor manera, amando a tu familia. Todos te tendremos siempre en nuestros pensamientos hasta la eternidad. Gracias por hacernos un poco mejores».

Compartir esta entrada