Carta 4ª al obispo JJ Omella. «Soy muy bien acogido en Catalunya». Puigdemont, Mas, ¿Pujol?

7

Estimado arzobispo Juan José Omella: ha almorzado con una treintena de periodistas en la fiesta de San Francisco de Sales, patrón de los comunicadores, y ha confesado que está contento de estar en Catalunya.

1. Se le preguntó que destacaría de su estancia en Barcelona después de un mes de su toma de posesión. Contestó: «Me siento muy bien acogido en Catalunya». Se le pidió que explicara esta buena acogida a los obispos, a los católicos y a la gente de más allá del Ebro. contestó que ya lo hace. Es una buena noticia que se sienta bien acogido en un pueblo que tiene un Gobierno soberanista fruto de la mayoría parlamentaria que quiere la soberanía de Catalunya.

2. También sería una buena noticia que hablarais con las autoridades catalanas sobre cuestiones cívicas, eclesiales y también políticas. Todo afecta a la buena convivencia. Al fin y al cabo, el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, muestra interés por el proceso soberanista catalán. El presidente Carles Puigdemont y el ex presidente Artur Mas desean encontrarse con usted, y usted desea reunirse con ellos. Las palabras del secretario de estado del Vaticano podrían ser tratadas en estas conversaciones. Deberían ser tratadas en estas conversaciones.

3. ¿Qué pasaría si el ex president Jordi Pujol le comunicara su deseo de hablar con usted? ¿Por qué no toma usted la iniciativa de encontrarse con Pujol que pertenece, como católico, a la archidiócesis barcelonesa? Así conocería a Pujol que, pese a todo, es un personaje apasionante, buen conocedor de la Catalunya contemporánea, de la Iglesia, de la clandestinidad, de la política, del poder, de la grandeza y la miseria de la condición humana.

4. Pujol ha confesado siempre, mucho antes de que estallara su caso, ser cristiano. Cristiano montiniano  e indigno. Creyente, imperfectamente creyene. El asunto Pujol es un terremoto de dimensiones bíblicas. La Biblia, como sabéis, es un conjunto de libros que describe el drama y la esperanza de la existencia humana. Pujol es un dramático personaje bíblico. ¿Es Pujol como Judas pues mucha gente se siente traicionada por la forma en que ha gestionado las finanzas familiares? ¿Es como Pedro que niega a Jesús? ¿Es como el hijo pródigo que desperdicia lejos el dinero de su padre pero luego vuelve a casa y pide perdón? ¿Es como el ladrón colgado en cruz que reconoce al crucificado Jesús como hombre bueno e inocente? ¿Es como Pablo que cae del caballo y se convierte? ¿Es como Moisés que lidera el pueblo durante muchos años pero, al final, se queda en el desierto sin entrar en la tierra prometida?.

5. Este hipotético encuentro entre usted, arzobispo Omella, y Pujol debería realizarse en un ambiente discreto y austero. Quizás tomando café en la tarde de cualquier domingo. Atentamente …

(Carta a partir de un artículo publicado en www.tribunacatalana.cat)

Compartir esta entrada