Talante humano y cristiano del president Carles Puigdemont

4

El president Carles Puigdemont es de talante humanista y cristiano. Así es trasluce con unas cuantas pinceladas de su vida.

1. Puigdemont nace el 29 de diciembre de 1962. De joven pasa días de algunos veranos en Poblet conviviendo con la comunidad de monjes. Allí conoce al entonces abad Maür Esteva. Ambos se reencontrarán años después como se verá al final de esta crónica.

2. Junio ​​del año 2000. Carles Puigdemont se casa con la romana Marcela Topor en una ceremonia íntima en el Ayuntamiento de Roses. Días después celebran en Rumanía una ceremonia de rito ortodoxa.

3. Febrero de 2010. Puigdemont comenta en su blog una afirmación de Artur Mas que dice que vientos de cambio soplan en Catalunya. El comentario del ahora nuevo president consiste en reproducir la Oració al Crist de la tramontana. Es un icono religioso ampurdanés fruto de la creatividad del poeta Carles Fages de Climent y del pintor Salvador Dalí. Puigdemont explica que los versos del poema muestran cómo este país, Catalunya, tiene mucho de trigo de buen aprovechar. La Oració al Crist de la tramontana dice así:

Braços en creu damunt la pia fusta,
Senyor, empareu la closa i el sembrat,
Doneu el verd exacte al nostre prat
i mesureu la tramuntana justa
que eixugui l’herba i no ens espolsi el blat.

4. Mayo del 2015. De una entrevista de vilaweb a Puigdemont. Pregunta: ¿Qué lema tiene en la vida? Respuesta: «Tengo uno muy cristiano que es ‘ama a los otos como a ti mismo'». Pregunta: ¿La mejor cosa que ha hecho como alcalde de la ciudad? Respuesta: «Es muy íntima. Acompañar a personas que lo pasan mal en el terreno personal y familiar. En situaciones dramáticas, darles este calor, que es un servicio que se debe hacer, y quien lo recibe lo agradece muchísimo «.

5. Julio de 2015. Casademont comenta en su blog la muerte de la joven periodista y políticamente soberanista Natalia Molero. Escribe: «Natalia no se ha rendido. Su cuerpo ha sido derrotado por una enfermedad voraz, demasiado pronto y en un momento injusto. Pero su alma sigue libre, como ella quería que también lo fuera su país. Descansa en paz, amiga «.

6. Y para terminar, volvemos al encuentro del comienzo entre Maür Esteva y Carles Puigdemont. Pasan los años. Es un día de agosto de 2013. Maür Esteva ya es abad emérito. Se encuentra en Girona con su alcalde que es Carles Puigdemont. Almuerzan unos cuantos amigos. Después de la comida, el abad pregunta a uno de los comensales: «Carlos sería un buen presidene de la Generalitat, ¿no crees?». El abad Esteva murió un año después. Pero la profecía se ha cumplido. Dos años y cinco meses después de aquel encuentro, Carles Puigdemont es president de Catalunya. Y como intuía el abad, será un gran president.

(Texto publicado en www.tribunacatalana.cat)

Compartir esta entrada