Duran pierde incidencia entre los católicos

15

Josep Antoni Duran Lleida y su Unió, partida por la mitad y extraparlamentaria en Catalunya, pierde credibilidad e incidencia en el catolicismo catalán.

     Obispos, abades y organizaciones eclesiales se niegan a manifestar a favor de Unió, a pesar de las gestiones realizadas en los despachos por Duran.

     Las declaraciones episcopales y eclesiales van en un sentido contrario al duranismo. El episcopado catalán defiende que todas las opciones políticas, como la soberanista, son legítimas si se promueven de manera pacífica y democrática. Esta postura se adecua a la Doctrina Social de la Iglesia.

     Duran pierde el pulso con el sector escindido o liberado del duranismo. Este sector es el grupo Demòcrates de Catalunya, que formó parte de Junts pel sí y que ahora forma parte de Democràcia i Llibertat. Demòcrates de Catalunya sintoniza de forma progresista con la Doctrina Social de la Iglesia en asuntos políticos. Este es su principio fundacional: «Somos demócratas, personas comprometidas con la libertad, la fraternidad, la justicia social y el logro de un Estado catalán independiente. Un partido del siglo XXI que nace con voluntad de contribuir a la mejora de la calidad democrática, con voluntarios y con una financiación transparente. Convencidos de que la independencia es también un compromiso ético como único futuro posible para el país y hacia las nuevas generaciones».

     Destacadas personalidades que se confiesan católicos se han distanciado públicamente de Duran. Algunos casos son especialmente significativos como, entre muchos otros, los del monje e historiador Hilari Raguer, el filósofo y teólogo Francesc Torralba, y Joan Rigol, que fue president del Parlament. Torralba es el director de la revista «Qüestions de Vida Cristiana». Rigol es miembro de consejo asesor de esta publicación. Ambos, Torralba y Rigol, forman parte del patronato de la Fundació Joan Maragall. Esta fundación quiere ser un puente entre creencias y convicciones diversas para configurar un espacio fértil y mutuamente enriquecedor de diálogo para situar el mensaje cristiano en un ámbito plural.

(Artículo publicado en www.tribunacatalana.cat)

Compartir esta entrada