El Dios de la no-creyente Pilar Rahola

11

1. Pilar Rahola, que públicamente confiesa su condición personal de no creyente, tiene un concepto de Dios. Lo explica al comentar su encuentro con Krzysztof Charamsa, el sacerdote polaco del Vaticano que ha revelado que es homosexual y que convive con su pareja sentimental, el catalán Eduard Planas.

2. Una cuestión de este asunto muy significativa está sobre la mesa. Es la de hasta qué punto el aparato doctrinal de la jerarquía eclesiástica católica se adecua o está alejada del mensaje evangélico y de la concepción que Jesús tiene de Dios.

3. Escuchados y leídos lo que dicen y escriben Charamsa y Rahola es legítimo y coherente llegar a una conclusión. La concepción de Dios que tienen el creyente y homosexual Charamsa y la no creyente y heterosexual Rahola es muy coincidente. O, como mínimo, coincidente.

4. Rahola escribe: «Desde la perspectiva del creyente (e incluso del no creyente, porque incide directamente en la salud moral de la sociedad), ¿Es imaginable una idea de Dios confrontada con la sexualidad, el placer y la amor? Es decir, si Dios existe, ¿De quién está más cerca?, ¿De quién se ama y ama a otro ser humano ?, ¿O de quien prohíbe según qué tipo de amor, aprisionado en el prejuicio y la inflexibilidad? ¿Más cerca de amar o prohibir? ¿No es Jesús la metáfora universal del amor? ¿Y quién está más preparado para difundir su mensaje ?, ¿Quién sabe querer, o quien le dice al prójimo que su manera de amar es indecente? Personalmente, desde la condición de no creyente, enamorada de la luz de muchos creyentes, monseñor Charamsa me acerca a Dios».

5. Muchos cristianos sintonizan con el planteamiento teórico y existencial sobre Dios y la condición humana del creyente Charamsa y de la no-creyente Rahola, y se sienten muy lejos de los cardenales Antonio Cañizares, Antonio María Rouco y otros personajes similares. Una precisión. Un cristiano puede ser consciente de que es un mal cristiano y, al mismo tiempo, desear convertirse en un buen cristiano. Una persona cada vez más libre, más solidaria, más humana, más orante, más profundamente esperanzada.

Compartir esta entrada