A un cristiano catalán no indepe

34

1. Emili es un cristiano catalán que no es independentista. Escribe este WhatsApp: «Hola, Oriol. ¿Qué tal? Oye, si quieres ya quedaremos un día y ¡debatimos sobre el proceso soberanista! En Twitter me da pereza». Añade otro: «Ah, y que conste que yo no soy indepe, y eso no quiere decir que vaya en contra de Catalunya. Buenas noches».

2. Le envío unos breves WhatsApp: «Cuando quieras. Hay catalanes y españoles que son soberanistas catalanes (…) Hay catalanes que son soberanistas españoles (…) Pienso que una España soberana y una Catalunya soberana pueden mantener una relación entre iguales que sería más libre y más solidaria (. ..) La relación entre ambas soberanías sería mejor que en la actual situación de dependencia de Catalunya respecto España (…) Dices que no vas contra Catalunya. ¿Es necesario que te diga que yo no voy contra la democracia ni contra Catalunya? (…) Queda claro que como soberanista catalán no voy contra España».

3. El soberanismo no va contra nadie. No rompe nada. No levanta ninguna frontera geográfica, ni ideológica, ni social. El soberanismo va a favor de todos. Es solidaridad. Los conciudadanos establecidos en Catalunya saldrán beneficiados en una Catalunya soberana porque sus instituciones podrán administrar más y mejor los propios recursos. Será bueno para todo el mundo hable la lengua que hable, venga de donde venga, tenga la familia donde la tenga.

4. Una Catalunya sin estado propio queda atada de pies y manos, sin capacidad de gestión, y no puede realizar una auténtica política social y económica.

5. Y un cristiano sabe que la Doctrina Social de la Iglesia, los documentos eclesiales, pontificios y del episcopado catalán promueven, avalan y defienden los derechos de las personas y de los pueblos. Entre estos figura el derecho de cada pueblo o nación a decidir su presente y su futuro. Catalunya no es una peculiaridad, ni una singularidad, ni una especificidad, ni una división administrativa. Catalunya es una comunidad nacional. Una nación. Un cristiano sabe que el episcopado catalán da fe de la realidad nacional de Catalunya de manera sistemática desde siempre. También desde su documento «Raíces cristianas de Cataluña» (1985).

Compartir esta entrada