Polémica sobre Destino, Falange, Serra d’Or, Montserrat

5

1. Polémica sobre las revistas «Destino», vinculada inicialmente a la Falange, y «Serra d’Or» de Montserrat. Todo comienza con una entrevista que Jordi Amat, colaborador de «La Vanguardia», concede a «El País» que la titula «La revista Destino va fer més pel catalanisme que Serra d’Or». La polémica en las redes sociales provoca que Amat escriba un par de artículos, «El día que em vaig fer falangista» y «El destí d’un malentés», publicados en Núvol, el digital de Cultura. Www.tribuna.cat publica el artículo «Jordi Amat, falangista: Destino va fer més pel catalanisme que Serra d’Or» que, posteriormente, es reproducido en www.insaeculasaeculorum. Este cruce de artículos provoca un epistolario entre Jordi Amat y el bloguero responsable de In saecula saeculorum.

2. Jordi Amat escribe: «Estimado señor Oriol Domingo, hace ya 50 segundos o más que no retwittea su noticia sobre mi militancia falangista. Por favor, no deje de hacerlo porque ahora ya le he cogido gusto a su curiosa fascinación (por decirlo de alguna manera). Al ser un periodista riguroso y contrasta las fuentes con suficiente rigor, aprovecho para evitar desmentir aún mi activísima militancia totalitaria. Si le parece, lo repetimos usted y yo al mismo tiempo: Jordi Amat, falangista ‘. Cordialmente».

3. Oriol Domingo contesta: «Hola Jordi. Te recomiendo la lectura del artículo «El día que em vaig fer falangista» escrito por Jordi Amat. Lamento que un hombre culto como tú se haga el gracioso con cosas que no hacen gracia como eso de decir «Aquí teniu un falangista». Ningún demócrata puede decir «Yo soy un nazi». También te recomiendo la lectura del artículo «Som on som gràcies a Serra d’Or, però també a Destino» de Viçens Villatoro. Ambos artículos es reproducen en la sección «Cajón de textos» de la web In saecula saeculorum. Los posts de esta web, desde que fue censurada en «La Vanguardia», llega a los internautas gracias a los suscriptores (que no pagan nada) y con su presencia en el twitter, presencia que no es cada 50 segundos Así continuará. Oriol».

4. Jordi Amat vuelve a escribir: «Buenas noches señor Domingo,
usted sabe, como yo, que utilicé la ironía ante un ataque personal que me pareció injusto y gratuito. Con independencia de compartir o no mi criterio (la comparación entre Serra d’Or y Destino no es un tema irrelevante toda vez que fueron las dos revistas más importantes publicadas en Catalunya durante el franquismo), me pareció que había que responder porque el insulto no debería formar parte del debate entre personas civilizadas. No respondí insultando. Respondí con ironía (con autoironía) y afán constructivo, tanto en el primero como en el segundo artículo que publiqué en Núvol. El uso malintencionado que no ha dejado de hacer usted de mi ironía, sinceramente, me resulta inexplicable. ¿Yo qué le he hecho? Que tenga cuentas pendientes con La Vanguardia lo encuentro plausible, pero no me parece motivo suficiente para obsesionarse en la difamación contra mí. Le pediría, por tanto, que no insistiera más. En la medida que quiere reproducir en público estas mis palabras, le pido, por favor, que reproduzca también los dos textos que ahora le adjunto para que quede clara cuál es mi visión de la iglesia catalana y Montserrat. Usted ya lo sabe, seguro, porque coincidimos en una reunión de la Comisión que había de organizar la conmemoración de las declaraciones del Abad Escarré. Reproduzca mis textos y evitaremos más equívocos. Atentamente».

5. Oriol Domingo le vuelve a contestar: «1/ Me tratas de señor y de usted. Yo te trataré de tu. 2/ Utilizas la ironía. Yo también. Por ello transcribo el escrito irónico publicado en www.tribuna.cat 3/ Un ataque personal siempre es injusto y gratuito. 4/ No te he hecho ningún ataque personal ni te lo haré. 5/ El uso que el artículo de Tribuna hace de tu ironía es explicable y pienso que no es malintencionado. 6/ Tú no me has hecho nada. Bueno, sí. Atribuirme ahora mala intención. 7/ No tengo ninguna cuenta pendiente con La Vanguardia. Me desvinculé del diario decisión libre mía. No acepté ninguna censura injustificada si es que hay alguna censura que sea justificada. La libertad vale la pena y no tiene precio. El que tiene alguna cuenta pendiente es La Vanguardia en sí misma. 8/ No tengo ninguna obsesión contigo. Doy al artículo que habla de ti y que transcribo en  in saecula saeculorum el mismo trato que doy a los posts de mi web en Twitter. Así lo seguiré haciendo. 9/ No difamo contra ti. 10/ Me reafirmo en dar el post que transcribo de www.tribuna.cat 11/ No hay ningún inconveniente en reproducir los dos textos que adjuntas. En In saecula saeculorum no hay ninguna «policía religiosa» que diría Enric Juliana, ni ningún «agente yihadista» que diría Jorge Fernández Díaz, ni ningún «periodista censor», ni ningún «falangista» que tú dirías irónicamente».

          Los artículos «Ciment social» y «Donar forma a una església pròpia. Una aproximació»  del que es autor Jordi Amat y que pide su publicación son transcritos en la sección «Cajón de textos» de In saecula saeculorum. En la misma sección se publican tres artículos más sobre esta polémica: «El día que em vaig fer falangista», de Jordi Amat; «Jordi Amat, falangista: Destino va fer més pel catalanisme que Serra d’Or», publicado en www.tribuna.cat; y «Som on sonm, gràcies a Serra d’Or però també a Destino» de Vicenç Villatoro y publicado en el diario «ARA». 

Compartir esta entrada