Terrorífica chapuza monclovita. El PSOE que espia es el PSOE de los GAL

28

El espionaje es la gran y terrorífica chapuza monclovita. El PSOE (Pedro Sánchez, Miguel Iceta, Salvador Isla…) que espía es el PSOE (Felipe Gonzalez, Miguel Iceta, Josep Borrell…) de los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación).

2.- «Los servicios de inteligencia son imprescindibles para la seguridad nacional…», dicen. Pero ese objetivo y esta práctica no son los de todos los servicios de inteligencia, y menos los de los estados con adn franquista. La cuestión determinante es si el espionaje respeta o viola los derechos y libertades de las personas y de los pueblos. Por eso es lógico calificar el espionaje monclovita de chapuza terrorífica. “Nyap (Chapuza): cosa nada exitosa, mal hecha”… “Terrorífico: terrible”… “Terrible: tal que es para infundir terror a cualquiera”… “Terror: miedo extremo, que hace temblar” (Diccionari de la llengua catalana)

3.- El perverso espionaje monclovita cuenta con la complicidad institucional, política, económica y mediática del unionismo. Cualquier medio se justifica para imponer la unidad estatal española. Vale el espionaje, la represión, la guerra sucia, las cloacas del estado. Todo vale aunque se sacrifique la ética, la democracia, la libertad, el derecho de autodeterminación.

4.- El PSOE que espía es el mismo que el PSOE de los GAL. Josep Borrell afirma (13/09/1998) que solidarizarse con José Barrionuevo (ministro de Interior) y Rafael Vera (secretario de estado de Seguridad), condenados por terrorismo de estado, forma parte de su proyecto de futuro. Textualmente: «La solidaridad con estos compañeros va irrenunciablemente unida a nuestro proyecto de futuro».

5.- Posteriormente, junio de 2020, se conoce un informe de la CIA sobre la creación de los GAL por parte del Gobierno de Felipe González y que actúa entre los años 1983 y 1987. El independentismo catalán democrático y pacífico pide explicaciones a Iceta que en aquellos años colabora con el «señor X» de los GAL. Como siempre, Iceta, personaje sin estudios y trabajo conocidos a sus 62 años, no da explicaciones y se dedica a silbar. (“Silbar: Ser inútil de insistir cerca de la persona que está decidida a no hacer lo que le dicen” (Diccionari de la llengua catalana).

Compartir esta entrada