El cardenal Omella elogia el campechano i se olvida de exiliados y presos

11

1. Incomprensible actuación del cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona. La ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española, que preside, pide «respetar» la decisión de Juan Carlos de huir ( «salir» según los obispos) de España. Los obispos no dicen nada de los oscuros asuntos económicos y de amantes que afectan al emérito campechano … que sale como sale en la portada del Paris Match. Todo ello, qué escándalo.

2. Omella ignora los exiliados y presos políticos catalanes en su carta dominical, «Vivamos el espíritu mercedario», dedicada a la Virgen de la Merced, advocación muy barcelonesa y catalana. El cardenal habla del espíritu mercedario pero lo hace de manera que este espíritu liberador queda en un pasado lejano y no en el aquí y ahora de Catalunya. Qué escándalo.

3. El cardenal escribe: «La Orden de la Merced, fundado en 1218, dio respuesta a una necesidad urgente de la sociedad de aquel tiempo, la liberación de los cautivos para que pudieran volver a su tierra con sus familias (…) los mercedarios han ido aplicando este carisma fundacional a las diversas realidades del mundo, sobre todo con sus obras al servicio de los presos y de los marginados (…) Pido que, en espíritu y con obras de bien, nos hacemos todos mercedarios «.

4. Si es necesario ser mercedarios, obispo Omella, ¿Por qué no visita los presos y exiliados catalanes cumpliendo así el mensaje evangélico por encima de intereses políticos y partidistas? ¿Por qué no clama públicamente por su liberación y por el retorno a sus familias? ¿Por qué no exige que sean respetados como lo pidió por campechano fugado, el de los oscuros asuntos económicos y mujeriegos? ¿Por qué no pide la amnistía de unos políticos que en Europa son tratados como personas demócratas, pacíficas y viven en libertad ? ¿Por qué no es  valiente y pide que se respeten los derechos y las libertades de todas las personas y de todos los pueblos, incluido el catalán? … Al fin y al cabo, la Iglesia se hace suya la Declaración Universal de los Derechos humanos. Los obispos españoles, como Omella, también deberían hacer suya esta Declaración.

5. Hay cristianos, sin embargo, que -al margen de lo que los obispos dicen, callan, hacen y no hacen- se reúnen cada miércoles para orar por los encarcelados, exiliados y perseguidos políticos. Cada velada acaban con la Oración de San Francisco de Asís: «Señor, haz de mí instrumento de tu paz».

Compartir esta entrada