Comandante Fidel, en el cielo esté

5

Las cenizas del comandante Fidel Castro descansarán en la paradisíaca tierra cubana y él estará ya en el cielo misterioso y enigmático.

1. El Papa Francisco dice en el telegrama enviado al presidente Raúl Castro, hermano de Fidel, que «ofrezco oraciones al Señor por su descanso». Los cristianos, partidarios o adversarios de Castro, rezan por él. «Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persiguen» (Mateo, 5, 44) es una sentencia evangélica dura, radical, revolucionaria. La Miami cubana vive con estallidos de alegría la muerte de quien consideran dictador. Los revolucionarios agnósticos lo recordarán siempre como el liberador nacional y social.

2. Los Papas de las últimas épocas (el polaco Juan Pablo II, el bávaro Benedicto XVI, el argentino Francisco) son de talantes diferentes pero los tres han visitado Cuba y se han entrevistado con Fidel Castro. El comportamiento papal no es el de Donald Trump, ni el de nuestros  y deslumbrados colauistas, podemistea y cupaires. La diplomacia vaticana actúa con discreción y de manera determinante a favor de la apertura del régimen cubano y del restablecimiento de las relaciones entre la pequeña Cuba y el gigantesco Estados Unidos.

3. En el último encuentro entre Castro y Francisco hubo el habitual intercambio de regalos que, en esta ocasión, fueron libros. El histórico líder cubano regaló al Papa «Fidel y la religión» (1985). Es un diálogo de 23 horas sobre estos asuntos entre Fidel Castro y el fraile dominico y periodista brasileño Frei Betto. La edición cubana contiene una presentación que termina con estas palabras: «Dos de las más importantes vertientes históricas del pensamiento y de las emociones de los hombres, el cristianismo y el marxismo, presentadas como irreconciliables por los adversarios del progreso humano, encuentran aquí nuevos y sorprendentes caminos de comprensión».

4. Mientras, se da la circunstancia esperpéntica de que una delegación de la anticapitalista CUP, encabezada por Anna Gabriel, y el rey capitalista Juan Carlos coincidan en Cuba para homenajear al comandante Fidel. También fue esperpéntico que el comunista Fidel Castro y el anticomunista y franquista Manuel Fraga fueran grandes amigos. Al fin y al cabo, el dictador Francisco Franco apoyó la Cuba castrista y no se sumó al boicot internacional que propiciaba Estados Unidos contra la isla caribeña. Y, como no, el comandante Castro decretó tres días de luto oficial y que las banderas ondeasen a media asta cuando el general Franco murió.

5. La muerte les ha encontrado a ambos en la cama, Francisco Franco con 83 años y Fidel Castro con 90, y sin vivir elecciones libres y democráticas. El cadáver del español Franco está enterrado en el faraónico Valle de los Caídos. Y en el cementerio de Ifigenia, en Santiago de Cuba, donde está enterrado José Martí, personaje clave de la independencia de Cuba respecto España, serán depositadas las cenizas del cubano Castro. «El Señor Dios dijo al hombre: eres polvo y al polvo volverás» (Génesis 3, 19).

Compartir esta entrada