Español impuesto, catalán torturado

6

Los franquistas PP y C’s pactan una política para destruir el sistema lingüístico que asegura una presencia mínima y digna del catalán en Catalunya.

1. El catalán es prácticamente inexistente en los organismos de la administración del estado español en Catalunya, en el sistema judicial, en el universo televisivo y cinematográfico. Todos los catalanohablantes, todos, son bilingües. Pocos castellanohablantes, pocos, practican el bilingüismo y algunos como los de SCC todavía tienen la cara dura de presentarse como defensores de una sociedad bilingüe. PP y C ‘s pactan una política que fortalezca el castellano en detrimento del catalán. Dicen que el español es la lengua común de los españoles. El contra argumento es, por tanto, que el catalán es la lengua común de los catalanes.

2. El españolismo impone el español por tierra, mar y aire. La Constitución Española establece en su artículo 3 que «el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles Tienen el deber de conocerla y el derecho de usarla». El españolismo, por tanto, sostiene que conocer el español en Catalunya es obligatorio pero, en cambio, conocer el catalán en Catalunya no es obligatorio. Diabólico. Atenta a la convivencia. Puro colonialismo arcaico en la Europa del siglo XXI. La Constitución discrimina entre castellanohablantes y catalanohablantes a favor de los primeros y en contra de los segundos. Contradice el artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: «Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos».

3. No hay igualdad en cuanto los derechos lingüísticos. Alberto Rivera, Jorge Fernández Díaz, Alicia Sánchez Camacho, Inés Arrimadas, populares y ciudadanos no han sido torturados por hablar en español. Pero Jordi Carbonell es un dignísimo personaje torturado y tratado de loco por hablar en catalán. Otros catalanohablantes se han visto obligados a hablar en español para no ser torturados.

Compartir esta entrada