Foix, Pujol y el control político de los medios de comunicación privados

7

1. Los medios de comunicación privados están sometidos al control político. Lluís Foix lo escribe en «Aquelles xocolatades al Pati dels Tarongers», artículo publicado en «Foixblog». Esta afirmación plantea un muy interesante y delicado debate sobre la ética periodística. Sobre todo teniendo en cuenta que Foix es un periodista vinculado siempre y con responsabilidades en «La Vanguardia», ahora como consejero de dirección, y es hombre de confianza personal de la familia de los Godó.

2. «Aquelles xocolatades al Pati dels Tarongers» es un texto muy crítico y duro contra Jordi Pujol. Algunos lectores tendrán la razonable sensación de que este artículo y otros similares has sido escritos con resentimiento, característica nada cristiana. Emplea expresiones despectivas como «el patriarca de Catalunya», «el Gran Padrino de Catalunya» (con mayúscula), «rebaño pujolista». Describe a la gente que se acercaba a Pujol para felicitarle en el día de Sant Jordi como «aquella multitud que anhelaba tocar con las manos el poder, el único poder, de Catalunya«. Afirmar que el único poder que entonces había en Catalunya era el presidente Jordi Pujol se desconocer la realidad, o tergiversarla, o simplemente mentir. El poder que en aquella época había y ahora hay en Catalunya es el español. Por eso hay en marcha en la sociedad catalana un proceso soberanista catalán, legítimo, democrático y pacífico, alternativo al soberanismo español.

3. Foix afirma: «El control político sobre los medios de comunicación, públicos y privados, era muy elevado. Más o menos como hoy». Foix denuncia que en aquel pasado se guardaba un silencio cómplice y cobarde, pero ¿Por qué no rompe ahora este silencio cómplice y cobarde, cuando Pujol está recluido en un pequeño despacho? ¿Cuáles son los medios de comunicación privados actualmente controlados políticamente? ¿Controlados por el Gobierno español? ¿Por el Gobierno catalán? ¿Por entidades financieras? ¿Por el Puente Aéreo de los grandes defraudadores y soberanistas españoles como Rodrigo Rato y Carlos Cuatrecasas? ¿Cómo se ejerce este control? ¿Por la vía de las subvenciones? ¿Por la vía de la amenaza de informes, falsos o no, procedentes de los Ministerios de Hacienda y de Interior?

4. Lluís Foix se refiere a aquella época de Pujol con palabras como éstas: «Aquí había un oasis de aguas igualmente putrefactas, una fosa séptica perfumada, un silencio clamoroso por parte de todos». Quizás, o sin quizás, hoy también hay una fosa séptica perfumada y un silencio clamoroso mientras los medios de comunicación privados están bajo control político y Jordi Pujol está recluido sin poder alguno en un pequeño despacho de su piso de toda la vida. ¿Es así, Lluis Foix? ¿Dónde queda la ética periodística en estos meses de abril y  mayo del año 2015?

Compartir esta entrada