19. sep, 2014
  5151 Visitas      0 Comentarios

Un artículo éticamente indecente de Zarzalejos

El primero de los tres artículos censurados en "La Vanguardia" (13/12/13) replica insultos del cronista Zarzalejos

1. José Antonio Zarzalejos escribe un artículo éticamente indecente. Lo titula "Otra convulsión epiléptica".

2. El artículo del españolista José Antonio (nombre de resonancias falangistas) pretende hundir el proceso soberanista catalán, pacífico y democrático, y descalificar a sus dirigentes políticos. El periodista Albert Sáez comenta en Twitter: "No quiero ni pensar qué pasaría si un periodista catalán escribiera que un presidente del Gobierno español tiene ataques de epilepsia".

3. Hay que aclarar conceptos, según el Diccionari lde la Lengua Catalana de l'Institut d' Estudis Catalans. Convulsión: "Contracción violenta, involuntaria y patológica de los músculos esqueléticos, que determina movimientos irregulares". Epilepsia: "Enfermedad de expresión clínica variada caracterizada por accesos transitorios que ocurren en forma de crisis, con tendencia a la repetición, en que el enfermo puede perder la conciencia". Decente: "(Segunda acepción) Que obra dignamente". Indecente: "No decente, falto de decencia".

4. El escrito indecente de Zarzalejos es un ejemplo de lo que no debe ser un debate civilizado, democrático, respetuoso, dialogante y pacífico. Este artículo es ofensivo a los que alguna vez hemos tenido algún episodio epiléptico, somos demócratas y, como catalanes, consideramos que el Si + Si es la mejor votación para una relación libre, solidaria y fraternal entre una España soberana y una Catalunya soberana.

5. Un hombre tan moderado, sereno y dialogante como Joan Rigol acaba de afirmar que "mi opción es el doble sí". ¿Ha sufrido Rigol una convulsión epiléptica según Zarzalejos? Rigol es uno de los miles de católicos catalanes que el 9 de noviembre de 2014 votará Si + Si, diga lo que diga el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo. Este sacerdote hace declaraciones propias de un representante de la política española pero este portavoz episcopal no es, ciertamente, portavoz de la Iglesia.

En la red


0 Comentarios



Escribe un comentario

* El correo electrónico no será publicado