12. ene, 2020
  198 Visitas      0 Comentarios

¿Orar por España, cardenal Cañizares? ¡Y también por Catalunya!

"En esta hora crucial para España ¡Orad por España!" ... Es el título de una carta de Antonio Cañizares, cardenal arzobispo de Valencia, texto que menciona 16 veces, 16, la palabra "España". Pero ¿Para que España es necesario orar? ¡Oremos también por Catalunya! Sigue una propuesta a Cañizares ...





1. Oremos para que en las naciones española y catalana haya más democracia, más libertad, más solidaridad y plena soberanía de ambos pueblos ... ya que son aspiraciones legítimas según los derechos humanos y la doctrina social de la Iglesia.

2. Oremos para que las instituciones, incluida la monarquía, y la ciudadanía del estado español se liberen de las ataduras y de los condicionamientos del franquismo y del nacional catolicismo ... ya que atentan contra la democracia, la libertad, la solidaridad y la soberanía.

3. Oremos para que se detenga la degradación democrática de las instituciones, del sistema judicial, de los poder económico, político, policial y mediático.

4. Oremos para que se acabe con el fascismo y la discriminación por motivos de religión, ideología, raza, orientación sexual.

5. Oremos para que se respeten y se promuevan los derechos y las libertades de todas las personas y de todos los pueblos, también del catalán.

6. Oremos para que no haya violencia de ningún tipo, ni verbal ni física, ni por parte de la ciudadanía ni por parte del estado.

7. Oremos para que la ciudadanía viva en una democracia plena sin exiliados, presos y perseguidos políticos.

8. Oremos para que la Iglesia ofrezca esperanza a los creyentes y a la humanidad en general, mantenga una actuación solidaria y liberadora con los más marginados, los pobres, los enfermos, los que sufren, los exiliados, los presos, los perseguidos.

9. Oremos para la iglesia sea fiel al Evangelio de Jesús, a sus valores, a su compromiso cívico, a su sentido de Dios, y esto prevalezca sobre las normativas eclesiásticas

10. Oremos para  que la oración, personal y comunitaria, dé a todos, creyentes o no, el espíritu que transforma el corazón y la realidad social.

En la red


0 Comentarios



Escribe un comentario

* El correo electrónico no será publicado